_____________________________________________


dr ^ k

^ inicio

Publicaciones Proyectos Media


_________________________ _________________________ _________________________






dr^k magazine (2012-2014) docs video

dossier 21(En) wiki texto



revisiones
    _____________________________________________








Pensamientos sobre la cancelación de la muestra de Hermann Nitsch
Alonso Cedillo

Muchos han hablado del Museo Jumex y la censura en México tras la cancelación de la exhibición de Nitsch. Yo creo que sí hay censura, pero no creo que en realidad sea por parte del museo Jumex, sino por parte de la sociedad Mexicana. La colección tiene sus defectos, y puede ser que Eugenio López no sea el coleccionista ejemplar. Pero su labor en México y por el arte Mexicano es grandísima. Ha donado obras de artistas mexicanos a museos como el LACMA, los cuales si alguna vez llegan a pagarle al artista algo por la obra, es siempre un precio mucho menor al verdadero. Sumado a eso están las becas de investigación y de producción, las becas para estudiar arte en el extranjero, los fondos para publicar libros, etc. Me parece que hay muy pocos coleccionistas que están dispuestos a ayudar de esa manera y también creo es un tanto ingrato atacarlos por cancelar una muestra. ¿Por qué nadie ataca a la desinformación voluntaria de la cual las personas que firmaron la petición son entusiastas? Ellos son los verdaderos censuradores.

Menciono esta desinformación voluntaria porque en internet la gente no investiga, sólo quiere ver imágenes. Todo el que sepa utilizar el internet lo sabe. Si quieres muchas visitas en tu sitio sólo pon buenas y muchas imágenes y poco texto, o sólo encabezados, la gente no quiere leer. Más texto equivale a menos visitas. La desinformación alrededor de la obra de Herman Nitsch es enorme. Peor aún es que haya alguien tan ingenuo para creer que Nitsch asesina animales libremente en instituciones culturales desde hace más de 50 años por todo el mundo y se le permite porque es un artista famoso. Pero bueno, ya hasta hubo quienes se indignaron porque creyeron que Steven Spielberg había cazado a un Triceratops.

No espero que el activista que inició esta petición entienda este texto, dudo que lo haga, porque la mayoría de la gente vegana es muy cerrada y creen que el tránsito hacía la eliminación del sufrimiento animal se dará de la noche a la mañana. Sin embargo, me permito recordar que hasta hoy en día la esclavitud sigue existiendo en el mundo. Los cambios por más que lo queramos, nunca son rápidos. A mi me parece muy loable querer terminar con el sufrimiento animal y estoy comprometido al 100% con la causa, pero ¿realmente la cancelación de la muestra de Herman Nitsch logra ayudar siquiera una pizca, al sufrimiento animal? Nitsch únicamente utiliza animales ejecutados en o que van a ser ejecutados en rastros. Así que los animales que no se usaron en la exposición de todas maneras fueron destazados, probablemente vivos, y ahora están en los estómagos de algunos ciudadanos, donde ya nadie los recuerda y a pocos les interesan.


La doble moral que hay en México no deja de impresionarme, y no puedo parar de pensar en cuántas de las personas que protestan contra los toros y contribuyeron a la cancelación de la muestra de Nitsch consumen carne de manera habitual. No hay nada más detestable que quienes piden no matar a los toros pero contribuyen al asesinato diario de vacas, cerdos, pollos, peces, y otros animales que siempre mueren de manera muchísimo más violenta, y que a diferencia de los toros, (si, los toros me parecen un poco menos detestables que los rastros) no tienen ni la más mínima oportunidad de herir o matar a su verdugo.

Las ejecuciones de los toros de lidia están abiertas al público, de igual manera que la exposición de Nitsch llevaría un porcentaje mínimo de la sangre derramada en los rastros a un museo. Esa es la única razón por la que creo que a la gente en general se indigna y se indignó tanto. Porque siendo sinceros, y hablando con la voz de la experiencia (soy vegetariano desde hace 6 años), aunque en crecimiento, la comunidad vegetariana en México es bastante pequeña, y la vegana lo es aún más. Lo verdaderamente triste es que cuando existe la oportunidad de sacar los cadáveres anónimos de los rastros no se permite, porque exhibirlos fuera de las vajillas de la gente es algo horripilante y despiadado.

La realidad es que aunque no nos guste, ésta parte de la obra de Nitsch es más una protesta en pro de los derechos de los animales que un atentado contra ellos, ya que consiste principalmente en trasladar la ejecución de los mismos en el rastro (que son las sedes del actual genocidio de animales y están cerrados al público) al museo (un lugar público y de convivencia social y familiar).

Entonces es entendible tanta rabia. A nadie le gusta que le recuerden cuanta sangre se derrama por sobresatisfacer las necesidades biológicas de los humanos. ¿Qué van a pensar los hijos de la gente que diario come carne (blanca o roja) cuando vean que su comida derrama sangre y sufre? ¿Cómo les van a explicar que hacerlo está bien porque Carl Sagan demostró que la evolución del hombre se dio a causa de que es un animal omnívoro? Bajo esos argumentos para ellos sin duda valió la pena cancelar la muestra. Pero lo que sí es que les guste o no, la sangre que Nitsch tendría en sus manos si se hubiera hecho la muestra, la tienen hoy todas las manos que firmaron la petición (y también el activista que la organizó), ya que ellos fueron quienes regresaron a los animales a un matadero en el que murieron destazados. A diferencia de los rastros en México, para sacrificar a los animales Nitsch utiliza métodos que no le causan dolor al animal. Así que la petición resultó en acrecentar el dolor y el sufrimiento de los animales, y eliminó la posibilidad de hacer reflexionar a la gente sobre el sacrificio animal. No resolvió ni pretende resolver el problema de los rastros (el cual es el verdadero problema) y ni siquiera rescató a los animales de los mismos.






























info

contacto


facebook

twitter

newsletter