Editorial
Contacto
Acerca de
Past Numbers
dr^k wiki
dr^k docs
cartucho
nuevas tetas
les kunsteurs






     











ARTISTAS
PERFILES
TENDENCIAS
TEORÍA
REVISIONES
MÚSICA
MODA
CALENDARIO



 Summer-Fall septiembre 2014
  Contemporary art & theory journal

El futuro de la comida.
Regina Vainer.

La muestra el "Futuro de la comida" de National Geographic está integrada por 28 fotografías, que incluyen numeralias e infografías. Su propósito es reflejar el *reto de alimentar*a todos los seres humanos hacia el año 2050, cuando habremos sumado a la población 2,000 millones de personas, hasta un total de 9,000 millones.

México es la primera sede de la exhibición que se trasladará después a Washington D.C. El proyecto forma parte de una *documentación* que la Revista National Geographic publica desde mayo, para proponer una solución a los conflictos que pueden convertirse en amenazas para el bienestar de la humanidad.

La Ciudad de México es la primera sede de la iniciativa “El futuro de la alimentación”, impulsada por National Geographic Society y la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés), la cual incluye, además de la exposición, la realización de mesas de diálogo entre expertos de todo el mundo.

En conferencia de prensa, Fernanda González Vilchis, editora jefe de National Geographic México, indicó que el objetivo del proyecto “El futuro de la comida” es cuestionar sobre el reto que implicará dar de comer a todos los seres humanos para el año 2050, cuando se calcula habrá más de nueve mil millones de habitantes en el planeta.

El propósito de la iniciativa es fomentar el diálogo y crear conciencia sobre cómo se producen los alimentos y de qué manera se pueden satisfacer las necesidades alimentarias de una manera sustentable, eficiente y segura para los próximos años. La muestra está integrada por fotógrafos como Jim Richardson y Mauricio Ramos, entre otros, e incluye seis artículos publicados en la revista National Geographic (junio a diciembre), una jornada de conferencias (agosto), la cobertura en redes sociales National Geographic (junio a diciembre) y un micrositio de la campaña (junio a diciembre).

De acuerdo con los datos más recientes del Panel Intergubernamental para el Cambio Climático (IPCC), organismo representado en el evento de *National Geographic* por el doctor Omar Masera, el impacto más grave se espera en las zonas tropicales.

Al aumentar la temperatura y fenómenos meteorológicos los cultivos como el maíz, el trigo y el arroz reducirán sus cifras. Se espera que a consecuencia del cambio climático los incrementos estimados en los precios vayan del 3% al 84% para el 2050).

La agricultura posee un alto potencial para mitigar el cambio climático. Detener el uso de nitrógeno químico como fertilizante y la sobreexplotación del suelo, así como cambiar a fertilizantes orgánicos. El actual modelo de agricultura intensiva con químicos y combustibles fósiles contribuye en gran medida al calentamiento global. En la industria de la carne ocurre lo mismo. La industria de la carne es uno de los principales contribuyentes al cambio climático, la producción directa e indirecta es de aproximadamente el 14,5 % de las emisiones de gases de efecto invernadero antropogénicos en el mundo (y el consumo mundial de carne está en aumento). A medida que la población crezca y coma más productos animales, las consecuencias para el cambio climático, la contaminación y el uso de la tierra serán catastróficas.

En 2009 los investigadores de la Agencia de Evaluación Ambiental de Holanda publicaron sus proyecciones de las consecuencias en los gases de efecto invernadero si la humanidad comiera menos carne, nada de carne o ningún producto animal. El veganismo universal, reduciría las emisiones de carbono relacionadas con la agricultura en un 17%, las emisiones de metano en un 24%, y las emisiones de óxido nitroso en un 21% para 2050. El vegetarianismo universal resultaría en reducciones igualmente impresionantes en las emisiones de gases de efecto invernadero.

El informe de las Naciones Unidas de 2006 sobre los efectos ambientales devastadores como consecuencia de la producción de carne reportó dicha actividad como el 1,4% del PIB total del mundo. La producción y venta de productos de origen animal representan 1,3 millones de empleos y 987 millones de esas personas son pobres. Si la demanda de carne desapareciera de la noche a la mañana todos perderían sus empleos. El cambio de paradigma necesario para combatir estos problemas es impensable sin la participación de las empresas que controlan la industria alimenticia, que ha llegado al punto de esclavizar regiones enteros como los alrededores del lago Victoria en Tanzanía.

Aunque bajo la lupa del Arte Culto esta muestra fotográfica quizás carezca de importancia, trascendencia y valor estético, es un recorrido que se merece la oportunidad de conocerse con el fin de pensar qué podemos hacer para detener estas amenazas e intentar mitigar los daños. Visita la exposición en el Corredor Cultural de la avenida Alvaro Obregón en el DF y utiliza el hashtag #PiensoLuegoComo.