Editorial
Contacto
Acerca de
Past Numbers
dr^k wiki
dr^k docs
cartucho
nuevas tetas
les kunstheurs






     











ARTISTAS
PERFILES
TENDENCIAS
TEORÍA
REVISIONES
MÚSICA
MODA
CALENDARIO



 Fall-Winter Noviembre 2013
  Contemporary art & theory journal

Criollos automatizados.
Beth Tundi

No entiendo muy bien la reciente ola de indignación ante lo ocurrido con la escultura que conocemos como El Caballito. A mí me parece de lo más atinado haberle echado ácido en la cara. Sea un procedimiento de rutina o no, el rostro de un monarca absolutista, que mantuvo un régimen totalitario sobre nuestro país y explotó con la esclavitud a los mexicanos, se lleva muy bien con los corrosivos.

Como buenos criollos automatizados, hay muchos mexicanos que protegen con orgullo la figura del padre y predecesor de Fernando VII. No olvidemos que la restitución de éste último en España era el grito de guerra de Hidalgo, y no tanto los derechos de los mexicanos (que eran su carne de cañón).

El caballito fue colocado por primera vez en nuestras vías públicas gracias al virrey Miguel de la Grúa Talamanca, el mandador más corrupto que tuvo la Nueva España. Entonces, el arquitecto real, Manuel Tolsá la diseñó y supervisó su fundición.

Al proteger con fervor una estatua en honor a un monarca absolutista, protegemos el honor de los que nos vieron como colonia. Esta actitud ha estado presente siempre en los países europeos, desde las colonias en América, hasta el asqueroso tratado de Berlín. Nos comportamos como los criollos de la Colonia, haciendo lo posible por demostrarle a la corona que somos igual de buenos que los peninsulares.

Ya se han derrumbado antes monumentos. En 2002, para festejar el cumpleaños de Saddam Hussein, se erigió una estatua suya en Firdos Square, Baghdad, misma que fue derrumbada un año más tarde al término de la Batalla de Baghdad. Sin entrar en discusiones de si Hussein era una buena o mala persona, y de la mano de la decapitación de La sirenita de Coppenhage en manos del grupo Cobra, yendo hasta el día en que un grupo de estudiantes dinamitó la estatua de Miguel de la Madrid en la UNAM, yo me pregunto (ya que el pobre caballo no tiene la culpa), ¿por qué no exigimos que le terminen de quitar la cara a este monarca que invade nuestra calles y nuestro Museo Nacional de Arte?

¿Cuál es la razón para conservar esa escultura?, ¿El hecho de qué sea una obra de arte? ¿Qué pasaría si fuera Hitler, o quizás el abuelo de Hitler? Esta comparación no es radical. La verdad es que los monarcas españoles no están muy lejos del líder Nazi. En 150 años, las acciones de los Reyes de España en México se llevaron 85 millones de vidas indígenas, 185 toneladas de oro y 16 mil toneladas de plata, deuda externa que no reconocen, aceptan ni nos van a pagar. ¿Por qué? Porque el imperio Mexica y la Triple Alianza ya no existen.

Siempre he creído que la cultura refleja lo que está pasando a nuestro alrededor. Y lo curioso es que la situación que existe en torno al monarca español existe también en torno a nuestro señor presidente. Estamos muy preocupados por su carita, y bajo el mismo sistema de castas, la clase media y media alta discrimina e insulta a los de más abajo. Cómo si eso fuera a desaparecer las posibilidades de que la desgracia pueda caer sobre ellos. Porque en sus ojos el mal cae sobre los indígenas, en fin éstos ya han demostrado que pueden aguantar una conquista. A ellos como buenos criollos, los protege desde la plaza de Tolsá, el monarca Carlos IV. Ya fue suficiente. Que se acabe la colonia. Que se acabe el caballito o que caiga su jinete. Y que se acabe el sistema de castas en México.

Firmar petición (incluye propuesta para un memorial de las víctimas de la conquista y la colonia).