Artistas
Perfiles
Tendencias
Teoría
Revisiones
Música
Moda Calendario











Editorial

Contacto

dr^k wiki

dr^k docs

Acerca de

Past Numbers




Ángel Solano













El proyecto Naturaleza crónico-degenerativa, está basado en una revisión puntual de la naturaleza muerta como tema de género y su resemantización en el escenario del arte contemporáneo. Ángel toma como punto de partida la experiencia personal y asimilación cotidiana de la enfermedad de su madre, quien padece desde hace casi nueve años Lupus Eritematoso Sistémico (LES). Según el Instituto Mexicano del Seguro Social “En México, cada año alrededor de tres mil personas desarrollan LES”.

El término Naturaleza Muerta, hace referencia a las ideas y los ideales tácitamente expresados sobre objetos cotidianos considerados dignos de representase en cuadros. En la tradición pictórica los objetos representados en la Naturaleza Muerta ofrecían una lectura, en ocasiones, de poder y abundancia, las cuales se relacionan directamente con la salud, en otras como analogía a la muerte y resurrección de Cristo y, de modo similar como documentación del panorama económico. Partiendo de estas premisas, la enfermedad es un referente contemporáneo de la situación humana, envuelta en complejos mecanismos de segregación ocasionados por el capitalismo. La salud es el resultado de ingestas cotidianas de medicamentos y utilización de objetos médicos, los cuales tienen un alto costo en el mercado. Por lo tanto el concepto de enfermedad, en la sociedad contemporánea, depende del nivel económico o poder de adquisición.

Esta serie de óleos realiza una síntesis especulativa entre la comparación directa con los objetos de la tradición y su sustituto inmediato en la escena contemporánea, los medicamentos y objetos quirúrgicos. Así como ser una documentación del ámbito personal de lo que representa ser y estar enfermo en el contexto de la intimidad y su repercusión social.

En la sociedad contemporánea el concepto de enfermedad depende en gran medida de la posición económica que el paciente o su familia tenga. En México el sistema público de salud no cubre las necesidades básicas de una enfermedad crónico-degenerativa como el LES. Así que, el resultado de los gastos durante un padecimiento es elevado, en ocasiones incosteable. De esta forma, la ingesta y compra de medicinas se transforma en una actividad de lujo y no en la satisfacción de una necesidad vital.

“La presencia de personas con alguna limitación de actividades por enfermedad [tiene] un efecto importante en el gasto por motivos de salud de los hogares, sobre todo cuando las limitaciones [son] moderadas o graves, ya que representan casi el doble de gasto que desembolsaron los hogares sin personas discapacitadas, (…) el mayor impacto por motivos de salud en el bienestar de los hogares se debe a shocks o imprevistos en salud, y éstos son más grandes en hogares relativamente más pobres”.1

En este sentido es evidente que el concepto de enfermedad no es similar para una persona en una posición económica alta, la cuál puede acceder fácilmente a las sustancias que su cuerpo necesita, que para una persona de escasos recursos, ya que la adquisición de los “objetos sanadores” se vuelve un padecimiento anexo a su enfermedad. De esta forma, el objeto médico adquiere una lectura de poder adquisitivo, además de fetiche relacionado con la salud y con el sentido de impernanencia del ser humano, puede atribuírsele una noción de vanidad, como estrategia para ganarle tiempo a la vida.

1 José E Urquieta-Salomón; José L Figueroa, Bernardo Hernández-Prado. El gasto en salud relacionado con la condición de discapacidad. Un análisis en población pobre de México, Salud pública Méx v.50 n.2 Cuernavaca mar./abr. 2008, http://dx.doi.org/10.1590/S0036-36342008000200007










 dr^k magazine 2013, Ciudad de México.
Creative Commons License Attribution-NonCommercial-No Derivs