Kindertransport Beth Tundi




Nueve meses antes de la Segunda Guerra Mundial se efectuó una operación conocida como el Kindertransport. El Reino Unido extrajo cerca de 10,000 niños, en su mayoría judíos de la Alemania Nazi, Austria, Czechoslovakia, Polonia y Danzig. Cinco días después del Kristallnacht (La noche de los vidrios rotos) en Austria y Alemania, un grupo de judíos británicos pidieron a su primer ministro Neville Chamberlain que diese acceso al país a los niños judíos radicados en territorio Nazi. Todos, de hasta diecisiete años de edad, habían sido separados de sus padres. 

 

Cuando Adolfo Hitler ascendió al poder en 1933, su gobierno Nazi comenzó a perseguir a los judíos, muchos de ellos se vieron forzados a dejar Alemania. El primer Kindertransport llegó a Harwich, Inglaterra el dos de diciembre de 1938 con 196 niños de un orfanato judío en Berlín. El edificio había sido quemado por los nazis el nueve de noviembre. Muchos de los transportes salieron de ciudades grandes como Viena y Praga. Llegaron a las fronteras belgas y danesas para seguir su viaje en barco hacia Inglaterra, dejando a cientos de niños en Bélgica y Holanda. Al estallar la guerra, en Septiembre de 1939 los transportes dejaron de operar. El último salió de Bodegraven en Ymuiden el 14 de Mayo de 1940, el día que Holanda cayó ante los ataques aéreos de Alemania. Los Kindertransports salvaron cerca de 10,000 niños, en su mayoría judíos de Alemania, Austria, Czechoslovakia y Polonia. Ninguno de ellos fue acompañado por sus padres, sólo pocos bebés fueron cargados por niños.

 

Frank Aurbach nació en una familia judía de Berlín. Su padre era abogado y su madre estudiante de arte. En el 39 escapó en el Kindertranport con el apoyo de la escritora británica Iris Origo, sus padres permanecieron en Berlín y murieron en campos de concentración. En 1948 mientras estudiaba en la St Martin’s School of Arts, tomó lecciones con David Bomberg en el Borough Polythecnic y en el ‘52 ingresó al Royal College of Art. Aunque al principio la obra de Auerbach fue rechazada por su “excesiva” cantidad de pintura, al poco tiempo fue conocido por David Sylvester, quien también había apoyado a Joan Miró, Lucian Freud, Francis Bacon, Henry Moore y Richard Hamilton.

 

En el seno de una famila judía en Hamburgo nació Eva Hesse y a los pocos años sus padres deseando huir de los Nazis, enviaron a Eva y a su hermana a los Países Bajos vía Kindertransport. Meses después sus padres lograron reunirse con ellas y viajaron a Inglaterra, donde vivieron por unos meses para después asentarse en Washington Heights en Manhattan, Nueva York. En 1944 sus padres se separaron, en 1945 su padre se volvió a casar y en el ’46 su madre se suicidó. Estudió en el Pratt Institue, el Copper Union y la Escuela de Artes de Yale, donde trabajó con Josef Albers. Hesse fue conocida por sus materiales, los cuales excepto la fibra de vidrio envejecen increíblemente rápido, mucha de su obra representa un gran reto para los restauradores. Incluso Arthur Danto se refirió a las decoloraciones, al látex desguanzado, y al palpable envejecimiento del material como un signo de vida y no como algo trágico, lleno de Eros y hasta de comedia. Cada pieza vibra con juguetona originalidad. En el ’69 le diagnosticaron un tumor cerebral. Al morir tenía treinta y cuatro años.

Metzger de origen Polaco-Judío nació en una familia de Berlín, llegó a Londres de trece años con el Kindertransport en el 39. Desde 1940 ha vivido como apátrida. Se ha dedicado durante sesenta años al arte y al activismo político. Pionero en el Arte Auto-destructivo y famoso por su golpe artístico entre el 77 y el 80. Participó en Fluxus con su producción dotada de enorme contenido político al comenzar a disolver bastidores de nylon con solventes en protesta por las armas nucleares. Así mismo formó parte del Grupo de los 100, donde jugó un rol clave en las primeras protestas antinucleares de acción directa y ocupación. En 1962, su idea de mostrar todas las páginas de un periódico como instalación fue rechazada por sus duros tintes políticos. Junto con John Sharkey inció el Destruction in Art Symposium en 1966.

 

Junto con muchos otros, estos tres artistas salvados por el Kindertransport, integran un grupo de creadores que se vieron forzados a trabajar lejos de su tierra madre. En todos ellos existe un contenido con dotes únicas. Esquilo, dramaturgo Griego primero y gran representante de las tragedias dijo, “Yo he visto como los hombres en el exilio se alimentan de sueños.” Llenas de pensamientos útopicos de gran belleza, las piezas de Auerbach, Hesse y Metzger nos señalan el camino a un mundo distinto que también es posible. 












Niños en Londres                                                          Archivo Federal Alemán







Pintura auto-destructiva                                                               Gustav Metzger








Right After, 1969                                                                                  Eva Hesse