Omar Vega Macotela







Omar Vega Macotela nació en 1989 en la Ciudad de México, lugar en el que vive y trabaja. Estudió en la Escuela Nacional de Pintura, Escultura y Grabado “La Esmeralda” (2006-2011) donde en 2007 inició sus investigaciones sobre arte relacional. Su trabajo ha sido exhibido tanto en la Ciudad de México como en el resto del mundo. Actualmente es becario del programa Jóvenes Creadores del FONCA.

Su proyecto Transfactura refleja el fenómeno naciente en las ciudades en el cual las personas adquieren su identidad de acuerdo a lo que hacen. Vega relaciona dicha situación con el orden de una colmena. Tanto el trabajo como el consumo crean identidad; en el caso humano, los hábitos de consumo refuerzan esta identidad. Asimismo, de manera semejante al caso de las abejas, el alimento que consuman determinará lo que serán (en sus etapas más tempranas)- y lo que producirán también, a lo largo de su ciclo vital. Estos sistemas de producción-consumo no crean identidades individuales si no identidades de colectivos. En estas, tanto los individuos como las abejas son clasificados: zánganos y policías, abejas obreras y albañiles. Este modelo concibe, no a personas con modos de actuar propios como individuos, sino grupos especializados con los respectivos modos de actuar con respecto a su especialización. Hay patrones que determinan modos de actuar y vestir de acuerdo a cada estandarización. También hay acuerdos no escritos por cada grupo relacionado con lo que consume. El gusto, por tanto, está ligado a una condición de identidad. Para Transfactura Omar Vega ha creado varios objetos, entre ellos destacan una hamaca, elaborada a partir de las costumbres de su comunidad en colaboración con una vecina. La hamaca transmite el audio y el video las sesiones de tejido en las que ambos conversaban. Tejer mientras se conversa es una costumbre que existe en su comunidad así como en muchas otras. Los humanos nos definimos por lo que hacemos y a quien conocemos, generando un intercambio de tiempo y conocimiento.  En relación a la comunidad y las colmenas, Vega desarrolló una máquina que permite transformar coca-cola en miel. Esta, dividida en dos secciones. Produce en un lado obreras y en el otro las éstas convertían la coca-cola en miel, la cual comenzaban a utilizar, como material para construir su panal.